En 2011 se publicó en la revista Medicina Intensiva un artículo liderado por el Hospital Niño Jesús de Madrid en el que se analizaban los casos de 54 niños que ingresaron en el servicio de urgencias como consecuencia de una caída desde gran altura (más de 2 metros) en un intervalo de tiempo de 10 años (entre agosto de 2001 y agosto de 2011).

El estudio describe las lesiones que sufrieron estos niños, sus necesidades asistenciales, complicaciones y pronóstico a largo plazo, así como las características de la población infantil con mayor riesgo de sufrir este tipo de caídas. También se definieron las variables médicas que, al ingreso, se asociaron a la mortalidad.

Aunque este artículo es de hace ya bastantes años, nos parece relevante porque no existen estudios de este tipo en España que nos permitan conocer la magnitud del problema. Por ello queremos resaltar aquí algunos de los resultados y conclusiones que nos llevan a la reflexión:

Edad y sexo de los niños:

  • La edad de los niños estaba comprendida entre los 0,4 y 14 años. La edad media fue de 6 años. La mayoría de los pacientes (51%) estaban en edad preescolar, es decir, tenían entre 2 y 5 años. A esta edad los niños son independientes en cuanto a su movilidad, pero no tienen percepción del riesgo.
  • No se hallaron diferencias significativas en cuanto al sexo.

Entorno socioeconómico de los niños:

  • El 52% de los niños procedían de familias inmigrantes.
  • En un 39% de las familias, los dos progenitores estaban en el paro.
  • La mayoría de los niños (49%) vivían con ambos progenitores y un 36% eran miembros de familias numerosas con más de 4 hijos.
  • Se detectaron problemas sociales en 13 familias.
  • Entre los adolescentes, el intento de suicidio fue la primera causa de precipitación.

Circunstancias asociadas a la caída:

  • El 66% de las precipitaciones ocurrieron en primavera y verano entre las 4 y las 9 de la tarde.
  • En el 70% de los casos, la caída fue desde el propio hogar del niño.
  • 9 caídas fueron amortiguadas por árboles, tendederos, tejados…
  • 11 niños estaban completamente solos en casa.
  • 8 niños utilizaron muebles cercanos para asomarse a las ventanas.

Mortalidad, lesiones y necesidades asistenciales:

  • 7 pacientes fallecieron como consecuencia de la caída. Todos ellos se habían precipitado desde una altura mayor de 9 metros.
  • Las lesiones más frecuentes fueron traumatismo craneoencefálico, fracturas de huesos, lesiones torácicas (neumotórax y contusión pulmonar) y lesiones en el hígado, páncreas y riñones.
  • La estancia de los niños supervivientes en el hospital estuvo comprendida entre los 0 y los 80 días, siendo la media de 8 días.
  • A los 2 años de la caída, 26 pacientes llevaban una vida sin secuelas, 7 tenían secuelas moderadas y 7 tuvieron secuelas graves con total dependencia para realizar las actividades normales de la vida diaria.

A la vista de estos resultados, los autores del estudio concluyen que la caída accidental más común es aquella que se produce en un niño entre 2 y 5 años, en los meses cálidos del año, a primera hora de la mañana (momento de ventilar la casa) o a última hora de la tarde (cuando los padres creen que el niño está durmiendo). Si a estos factores se les suma el hecho de pertenecer a una familia inmigrante en la que todos sus miembros se encuentran en el paro y que no dispone de ningún sistema de prevención de caídas, parece evidente que el riesgo se multiplica.

Dado lo terrible de las consecuencias de una caída desde gran altura, a todos los niveles, es necesario que padres y administraciones públicas tomemos conciencia para evitarlas. Porque sí, se pueden evitar.

Si quieres leer el artículo completo, puedes hacerlo aquí.

Resolvemos tus dudas!

Contáctanos sin compromiso.
Estamos encantados de atenderte.

HappyNets

Avd. General López Dominguez, 4
Marbella
29603 Málaga
España, ES

T: 623 044 380
E: info@happynets.es

×

¡Hola!

Haz click abajo para iniciar conversación.

× Chat Directo