Ya hemos hablado en ocasiones anteriores sobre los beneficios que tiene la utilización de mallas de seguridad para evitar caídas de altura tanto para niños como para mascotas en tu hogar. Se trata de un sistema seguro, económico, estético y fácil de quitar cuando no se requiere más. Sin embargo, la primera pregunta que nos realizan la mayoría de los clientes es: ¿cómo sé si puedo colocar una malla de protección en mi ventana/balcón/escaleras?  Así que vamos a darte algunos datos para saber si puedes colocar las redes en tu casa.

¿Dónde se pueden poner las redes de protección?

En principio, las mallas de seguridad se pueden colocar en casi cualquier ventana, balcón o terraza que tengas. De hecho, las colocamos en todo tipo de aberturas verticales que supongan un peligro de caída, tanto para niños, mascotas o incluso para mayores, ya que el riesgo de perder el equilibrio en algún momento es real para todos nosotros.

Pueden surgir a veces algunos inconvenientes para colocar las mallas de protección en algunas escaleras, principalmente si no tenemos techo donde sujetar la red por la parte superior. Para estos casos, no te preocupes que si nos envías unas imágenes podremos ayudarte a saber si se puede colocar la malla de protección en tu escalera y buscar la mejor solución. Pero en el 99% de los casos se pueden instalar las mallas.

¿Qué característica tiene que tener mi ventana o balcón para poder poder instalarse una malla de protección?

Las mallas de protección se colocan anclándose a un perfil de aluminio que a su vez se fija mediante tacos y tornillos al perímetro del espacio a proteger. Lo más importante es entonces tener un espacio donde se pueda realizar el anclaje. Muchas veces nos preguntáis si se pueden colocar las redes con algún tipo de pegamento, pero un sistema de fijación de este tipo nunca daría la seguridad que se requiere para proteger a tus seres queridos. Por otro lado, es también importante que la superficie a la que se va a anclar el sistema se encuentre en buenas condiciones, ya que si no es firme, el sistema pierde toda su efectividad. Por último, el sitio donde debemos anclar la red debe ser accesible desde el interior del edificio. Así que en resumen: necesitamos tener un perímetro donde anclar la red de seguridad que sea firme y accesible.

Entonces, ¿qué pasa si no tengo sitio donde anclar las mallas en mi ventana o balcón? ¿No se pueden colocar?

Como hemos dicho antes, en el 99% de los casos podemos encontrar una solución para adaptar el sistema de seguridad a las características de tu ventana o balcón. Si tienes dudas, lo mejor es enviarnos una imagen de tu ventana, balcón o espacio en el que necesites colocarlas y te podremos ayudar a decidir si es factible o no colocar las mallas de protección en tu casa. Llevamos muchos años realizando este trabajo y seguro que podremos proponerte una solución.

¿Cuánto tiempo debo tener las mallas de protección en casa?

Depende de muchísimos factores, por lo que es imposible dar una respuesta que sirva para todos. En primer lugar, debemos diferenciar si estamos hablando de mallas de protección para seguridad de mascotas o si se trata de proteger a los niños de las caídas de altura. En el primer caso, las mallas de protección va a ser fundamental tenerlas siempre mientras tengamos nuestro gato o mascota en casa. Es posible que después de algunos años sea necesario cambiarlas por unas nuevas.

En el caso de utilizar mallas de protección para seguridad infantil, las mallas deberán mantenerse mientras  se considere que el niño las necesite. Esto dependerá de la madurez de cada niño, su carácter y la situación particular de la abertura (por ejemplo, una ventana que se encuentre justo sobre un sillón representa un peligro muy grande, ya que aunque los niños sean mayores, puede ocurrir un accidente desafortunado).

¿Y si mi peque o mi gato es tranquilo no necesito las mallas de protección?

Este es otro concepto o idea que hemos escuchado más de una vez y con la cual no coincidimos en abosoluto. Es verdad que cuanto más activo sea un niño o nuestra mascota, mayor es el riesgo, pero no debemos olvidar que muchos accidentes a veces ocurren por motivos al azar, o se producen justamente porque nos relajamos pensando que nuestro hijo no es de los que comete travesuras y entonces bajamos la guardia. Por más tranquilo que sea un niño, siempre puede estar tentado a mirar algo que sucede por la calle y perder el equilibrio. No debemos confiarnos y es mejor pasarnos deprecavidos en este tipo de asuntos.

Resolvemos tus dudas!

Contáctanos sin compromiso.
Estamos encantados de atenderte.

HappyNets

Avd. General López Dominguez, 4
Marbella
29603 Málaga
España, ES

T: 623 044 380
E: info@happynets.es

×

¡Hola!

Haz click abajo para iniciar conversación.

× Chat Directo